La Asociación de Comerciantes y Empresarios de Santiago de Cali (ACOES) siendo el representante de más de 205 establecimientos comerciales de diferentes entidades del sector turismo del valle del cauca y quien hace parte de la mesa sectorial de turismo de Santiago de Cali, conformada por decreto 0647 de noviembre 12 de 2019 de la ciudad de Cali. Comunica:

A la fecha, las medidas tomadas para solventar la crisis del COVID-19 hacia nuestro sector no han podido ser ACCESIBLES por más del 96% de los establecimientos acá representados. Más del 80% de nuestros afiliados, es decir, MAS DE 162 ESTABLECIMIENTOS COMERCIALES el día de hoy abril 16 de 2020 nos DECLARAMOS EN CIERRE PERMANENTE DE NUESTRA ACTIVIDAD COMERCIAL y nos declaramos en QUIEBRA COLECTIVA, viéndonos en la imposibilidad de pagar las obligaciones de costos comerciales que tenemos a la fecha.

Es impensable que el gobierno nacional haya dado la orden de cesar el 100% de nuestra actividad, sin medir las consecuencias económicas que conlleva esto, dejando este sector comercial en manos de la banca privada que en sus políticas internas SESGA a los sectores con actividad comercial de servicio como el nuestro, por considerarlos actividades de alto riesgo.

Apoyamos las medidas tomadas para mitigar la pandemia en términos de salud, pero vemos como ha sido olvidado por parte del gobierno Nacional las actividades que son consideradas para las entidades bancarias como ALTO RIESGO, estas actividades están en el código CIIU 5630 que permite al establecimiento la venta de bebidas embriagantes a la mesa; y la actividad 5120 que permite al establecimiento la venta a la mesa de comidas preparadas.

Decimos con profunda tristeza que a la fecha en nuestro sector más de 1.650 familias van a quedar permanentemente sin el ingreso principal y sin su sustento, puesto que no hacen parte de alguna de las vías en las cuales usted señor Presidente ha destinado para ayudar a la población.

Como propietarios y representantes legales de nuestra actividad económica hemos tratado por todos los medios de sostenerlos, pero ha sido imposible.

Es por esto que a partir del mes de ABRIL se van a CESAR TODOS LOS PAGOS de los arriendos de los locales comerciales por parte de los arrendatarios de establecimientos de comercio de servicio, todos los pagos de servicios públicos y también de impuestos a los que se dé a lugar, a consecuencia de la imposibilidad de tener algún tipo de ingreso, sea bien, por ventas en atención al cliente, por subsidios del estado o por préstamos de parte de la banca. Por lo anterior hemos tomado las siguientes determinaciones.

1. DECLARARNOS EN QUIEBRA COLECTIVA, al ver que sin ingresos de ningún modo nos vemos obligados a cubrir los costos fijos de los locales comerciales como lo son el arrendamiento, los servicios públicos y los impuestos. Acumulándolos por el tiempo que dure la emergencia y si llegáramos a retornar una actividad posteriormente estaríamos adeudando una cantidad de dinero que convierten el negocio comercial en INVIABLE.

2. CERRAR nuestros establecimientos de manera DEFINITIVA al no contar con ninguna opción de ingresos, sea ventas al público, subsidios estatales o acceso a líneas de crédito en la banca.

3. Hacemos un LLAMADO DE ATENCION al señor presidente para que active un mecanismo alterno que no pase por la banca privada para poder tener acceso por parte de los sectores afectados y también los sectores que no son catalogados como formales, a los cuales la banca privada con sus políticas tiene vetados.

4. Invitamos a crear UNA MESA DE DIALOGO con los sectores afectados para que el gobierno nacional conozca de primera mano las necesidades especiales, sobre todo en el sector de servicios y de turismo que han sido los más afectados por su actividad comercial.

5. INVITAMOS a los demás establecimientos comerciales del país que están en la misma situación a sumarse a esta propuesta, para hacer un llamado URGENTE al señor presidente de la república de Colombia para que tome las medidas correspondientes.

6. Declaramos que vamos a CESAR CUALQUIER TIPO DE OBLIGACION hasta no tener algún tipo de respuesta por parte de la presidencia de la república y los gobiernos regionales para solventar esta crisis que trasciende la pandemia y pone en riesgo las familias colombianas llevándolas a una hambruna por falta de ingresos y de trabajo.