DAGMA detiene actividad que causaría daño ambiental

La autoridad ambiental de Santiago de Cali, con el apoyo de la Policía Ambiental suspendió las obras que se realizaban con maquinaria amarilla en un terreno que no cuenta con ningún permiso, en el sector aledaño al Cerro de la Bandera, sobre la avenida de los Cerros, en el sur de la ciudad.

Atendiendo el llamado de la comunidad del barrio El Refugio, quienes denunciaron la tala de árboles en una zona de reserva natural, el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma), hizo presencia para controlar esta emergencia ambiental y detener la obra que estaba en curso. “Se trata de adelantar la verificación del predio, comprobar si cuenta con los permisos necesarios y establecer las contravenciones ambientales que se pudieran estar cometiendo”, aseguró John Alexander Posso, subdirector de Gestión de Calidad Ambiental de la entidad.

Por su parte el teniente Jorge Mario Becerra Cortés, jefe del Grupo de Protección Ambiental y Ecológica de la Policía Metropolitana de Cali, indicó que al arribo de las unidades de Policía Ambiental al lugar “se suspende la actividad de manera voluntaria y a pesar de que el supuesto propietario presenta certificado de tradición y matricula inmobiliaria, no exhibe ningún permiso de la Alcaldía, Planeación Municipal, Curaduría, Dagma o CVC que autorice realizar obras”. Y añade que, “teniendo en cuenta el lugar y de manera preventiva, con la verificación del DAGMA, se hace la observación para que suspenda trabajos y no se adelanten hasta tanto no haya recibido los permisos correspondientes”.

Para Carlos Eduardo Calderón Llantén, director del DAGMA, “este tipo de actividades que atentan contra nuestras reservas no se pueden permitir en ninguna circunstancia, máxime cuando no se cuenta con permiso, ni certificado para adelantar estas remociones de tierra y tala de árboles”, sentenció.

“Como autoridad ambiental adelantaremos la visita técnica para evaluar la afectación a la fauna y flora silvestre del lugar, la remoción de suelos, entre otros, y para evitar que se sigan presentando las mismas. Además estamos a la espera del informe técnico realizado por nuestro personal, en el que se establece, mediante información cartográfica, si estos terrenos pertenecen a zonas de reserva, de protección o son predios privados”, aseguró Calderón Llantén.

Una vez retirada la maquinaria del lugar y suspendidas las actividades en el sitio, la comunidad del sector agradeció la oportuna reacción del DAGMA y la rápida atención que se brindó ante esta situación: “Ya retiraron la maquinaria.

En nombre de la vida, de nuestros guatines, zarigüeyas, iguanas, culebras, ardillas, de los búhos, de las aves, les queremos dar las gracias, mil gracias al Dagma, y a la Policía Ambiental, que detuvieron el daño ambiental”, indicó el señor Efraín Toledo, vecino de la zona.

Tomado de DAGMA.

Síguenos en Redes Sociales

Síguenos en todas nuestras redes sociales y entérate de todas las noticias de Cali y el Valle.